¿Qué es el síndrome del intestino irritable?

El síndrome del intestino irritable es un trastorno caracterizado por episodios de malestar abdominal, dolor, diarrea y estreñimiento. Los cambios en la dieta ayudan a prevenir los brotes. 

El síndrome del intestino irritable es un trastorno de la motilidad intestinal no asociado a cambios estructurales o bioquímicos y caracterizado por episodios de malestar abdominal, dolor, diarrea y estreñimiento (estreñimiento) presentes durante al menos 12 semanas (consecutivas o no).

Causas del síndrome del intestino irritable

  • Motilidad anormal del intestino delgado  durante el ayuno, contracciones exageradas después de comer alimentos grasos o en respuesta al estrés;
  • Hipersensibilidad de los receptores nerviosos en la pared intestinal a la falta de oxígeno, distensión, contenido fecal, infección y cambios psicológicos;
  • Niveles elevados de neurotransmisores (como la serotonina, por ejemplo) en la sangre y el intestino grueso ;
  • Infecciones y procesos inflamatorios;
  • Depresion y ansiedad.

Diagnóstico del síndrome del intestino irritable

El diagnóstico se basa en los síntomas, la ausencia de signos relevantes en el examen físico y la visualización directa del intestino a través de la colonoscopia . Debe tener mucho cuidado, porque algunas enfermedades más graves pueden confundirse con el síndrome del intestino irritable.

Síntomas del síndrome del intestino irritable

Los síntomas principales son:

  • Malestar abdominal;
  • Dolor;
  • Calambre;
  • Alternancia entre períodos de diarrea y estreñimiento;
  • flatulencia exagerada;
  • Sensación de vaciamiento incompleto del intestino.

Los síntomas pueden empeorar después de comer ciertos alimentos, como la cafeína, el alcohol y los alimentos grasos (consulte a continuación en las Preguntas frecuentes sobre otros alimentos que debe evitar).

Tratamiento del síndrome del intestino irritable

Para el dolor:

  • El síndrome del intestino irritable se trata con antiespasmódicos. Algunos pacientes responden bien al uso de antidepresivos tricíclicos; otros, a los antiinflamatorios y, en los casos más rebeldes, a la morfina y derivados.

Para la diarrea:

  • Los medicamentos que aumentan la consistencia del bolo alimenticio y reducen la frecuencia de las deposiciones suelen tener buenos resultados. Los casos más refractarios se pueden tratar con antibióticos durante un tiempo breve.

Para el estreñimiento:

  • Una dieta rica en fibra y laxantes osmóticos como la leche de magnesia y la lactulosa ayudan a aliviar los síntomas. Además de estos, también son útiles los fármacos capaces de acelerar el tránsito intestinal y disminuir la consistencia de las heces.

Recomendaciones para afrontar el síndrome del intestino irritable

  • Haga una lista de alimentos que pueden estar asociados con la aparición de convulsiones y evítelos;
  • Adopte una dieta baja en grasas y rica en fibra, pero tenga cuidado con las verduras que aumentan la producción de gases, como el repollo, la coliflor, las batatas, los frijoles, entre otros;
  • Evite tomar bebidas alcohólicas y aquellas que contengan cafeína;
  • Trate de no mascar chicle ni chupar caramelos que contengan sorbitol;
  • Mantenga un programa de ejercicio diario;
  • No fumar;
  • No desprecies el beneficio que la psicoterapia y otras técnicas terapéuticas (relajación, por ejemplo) pueden aportar a los pacientes con el síndrome.

Preguntas frecuentes sobre el síndrome del intestino irritable

¿Puede el síndrome del intestino irritable causar cáncer colorrectal?

No. El síndrome del intestino irritable no es maligno, no provoca ningún tipo de lesión intestinal y no progresa a cáncer colorrectal ni a otras patologías intestinales más graves.

¿Qué alimentos se deben evitar?

Los pacientes con este síndrome deben apostar por productos bajos en grasas y ricos en fibra y evitar:

  • Comidas grasosas;
  • Alcohol;
  • Cafeína;
  • Azúcar;
  • Productos con sorbitol (como caramelos y chicles sin azúcar);
  • Verduras que aumentan la producción de gas (como frijoles, repollo y batatas);
  • Leche y derivados;
  • Alimentos picantes o alimentos con muchos conservantes.

¿El síndrome del intestino irritable tiene cura?

No. El tratamiento del síndrome está dirigido a controlar los síntomas. Por lo general, los pacientes necesitan hacer cambios en la dieta y el estilo de vida, además de tomar la medicación en fases más intensas, lo que provoca muchas molestias. El paciente puede pasar largos periodos sin manifestaciones clínicas, pero el problema siempre puede volver, ya sea por trastornos intestinales o por factores emocionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *